martes, 12 de febrero de 2013

CRÓNICA

Unas horas más tarde, con la cabeza fría y los pies en la tierra... me pregunto: ¿Cómo han entrado todas esas personas en el aula de los Osos? Sin ninguna mala cara, todos "apretujados", bien apretados... nos pasa esto en un autobús y salimos maldiciendo al de al lado, al conductor... Entoces sigo analizando el momento y ¿qué veo?, que delante de toda esa gente había unos niños "actuando", "bailando" y que por eso el público no se ha quejado de lo incomodo que era el lugar.
Análisis tras análisis también me da por pensar en los llantos de las oruguitas y las maripositas... Los pobres pasando el peor momento de sus "cortas" vidas y nosotros felices de la vida, riendo y disfrutando del cuento, ¡qué crueles que somos los adultos!
El caso es que los peques han disfrutado con los preparativos del Carnaval y los padres con la fiesta final.
Espero que aunque sólo haya sido durante 15 minutos se os fueran todos los problemas de la cabeza.

2 comentarios:

  1. Estuvo genial!!!! Y tampoco lloraron tantos niños.
    Elia estava toda contenta.

    ResponderEliminar
  2. y yo me pregunto...¿como teneis tanta ilusion y tanta paciencia para hacer cosas tan chulas con nuestros hij@s...??

    una vez mas gracias por dejarnos entrar en vuestro pekeño planeta. no te puedes hacer una idea, de la ilusion k al menos a mi me hace ver a mi hija en otro ambiente k no sea el de siempre...

    ahhh...!!! y estoy con natalia, tampoco lloraron tantos niños...contados con una mano y ni llegó a eso...
    demasiado k al salir y ver todo el mogollon de gente k habia no salieron corriendo...jaja....

    ResponderEliminar